Hola amig@s!

 

Con mi compañera y amiga Cecilia (conocida como @cemona), debatimos sobre la importancia del SEO, las analíticas y las visitas. Personalmente reconozco que, si no miro las analíticas un par de veces al día, no me voy a dormir tranquilo por las noches. ¿De dónde vienen las visitas? ¿Hacia dónde se dirijen? ¿Qué hacen mientras están en mis webs?… Algo así como buscando las clásicas preguntas del Por qué de la vida.

 Taller de fotografia Marta Caorsi

Como no he conseguido mostrarle, todo el encanto y lo fascinante de este mundo, os quiero pedir que me ayudeis a hacerla cambiar de opinión.

Os expongo sus argumentos para que me ayudeis a rebatirlos.

 

A continuación, los argumentos de @cemona

 

Entiendo que el SEO es necesario, y mucho, para ayudar a posicionar una web o blog, ya que eso significa que aquello que queremos mostrar, llegará a más personas.

Al fin y al cabo, ese el objetivo de tener una web o blog: MOSTRAR.

A nivel profesional, eso supone que al mostrar, queremos que quien ve, adquiera lo que estamos mostrando.

Es decir, si vendo ropa, quiero mostrar esa ropa, para que alguien la vea, la quiera y la compre.

Así, sin más.

 

Ahora bien, una cosa es que entienda el objetivo del SEO y otra muy diferente que me guste.

 

Y ahora, me armo de valor y confieso: No me gusta el SEO.

 

Ufff Pues no ha sido tan difícil. Ahora toca explicarme.

 

Para mi, el SEO son una bambas que, escogiendo las adecuadas, te ayudan a subir las interminables cuestas en las parrillas de los buscadores.

El contenido, aquello que quiero mostrar, es mi vestido favorito.

Y no queda nada bien, para mi gusto, esa combinación.

 

Leo (por supuesto) a los expertos, a los profesionales, que tanto les gusta decir eso de “El contenido de calidad, es vital para el SEO” pero no me convencen.

 

Yo escribo, escribo siempre, porque sí, porque me gusta, sin una “necesidad real” de comprobar cuantas visitas tengo, o seguidores, o estadísticas de ningún tipo. Tampoco me importa mucho la visibilidad de lo que escribo…

Por eso cuando escribo, no miro en poner en negrita nada que no quiera resaltar, no me molesto en poner los enlaces con “rel=nofollow” , ni añado etiquetas “h1, h2…” si no es porque realmente me apetece para destacar algo muy concreto.

 

No me gusta el SEO, encuentro que es necesario pero incómodo. una molestia necesaria para quienes SI necesitan visibilidad…

O no?

Y ahora, ¿me ayudas a convencerla?